Toda la actividad deportiva es, por definición, beneficiosa para la salud tanto de niños como de adultos, si bien es cierto que hay deportes que concentran estas ventajas en áreas más específicas que otros. La natación, y en general los deportes que se practican en el medio acuático, es una de las actividades que mayor variedad de beneficios aportan al cuerpo y la mente de las personas.

Nuestros años de experiencia en el sector y los usuarios de nuestras instalaciones así lo confirman, y para ello nuestros centros deportivos cuentan con espacios específicos para el desarrollo de esta y otras actividades acuáticas.

Move&Go Torrelavega cuenta con una piscina climatizada de 25m de longitud que está dividida en 6 calles de natación con diferentes profundidades, a la que se añade una segunda piscina de menores dimensiones, perfecta para el desarrollo de actividades con niños, también ubicada en la zona acuática climatizada.

En nuestras instalaciones acogemos a diario a personas de todas las edades y condiciones, que practican natación por libre en cualquier momento del día, o asisten a los cursos específicos para el aprendizaje y mejora de las diferentes técnicas de este deporte: crol, espalda, braza y mariposa. Incorporar esta actividad deportiva a la rutina personal supone beneficiarse de todas las ventajas que aporta tanto física como mentalmente, y que te resumimos a continuación:

Desarrollo de la coordinación

Nadar implica realizar de forma simultánea muchos movimientos con diferentes zonas del cuerpo: se mueven las piernas y los brazos, se bascula o equilibra el cuerpo, el cuello y cabeza, etc. Controlar cualquier estilo de natación significa desarrollar una habilidad especial de coordinación física.

Trabajo de diferentes grupos musculares

En natación, el ejercicio se realiza de manera simultánea con diferentes zonas del cuerpo. Se trabajan múltiples grupos musculares, independientemente del estilo que se esté practicando: pectorales; abdominales; esternocleidomastoideo (cuello); dorsal, trapecio y deltoides (espalda); músculos supinadores y pronadores (antebrazo y mano); bíceps y tríceps (brazo); y cuádriceps, isquiotibiales y tibiales (pierna).

Ello, unido a la densidad del medio acuático, hace que nadar sea uno de los ejercicios más completos y útiles que existen para el desarrollo o mantenimiento muscular.

Mejora del sistema respiratorio

Una de las claves para alcanzar un buen nivel de natación es aprender a respirar durante el ejercicio. La respiración adecuada influye en la capacidad de flotación y movimiento, y su control contribuye no solo a mejorar el sistema respiratorio en general, sino también a aumentar la capacidad pulmonar. Se trata, por tanto, de un deporte muy adecuado para personas con carencias o enfermedades respiratorias.

Mejora del sistema cardiovascular

Practicar natación supone también realizar un ejercicio de “cardio” en fases. La piscina climatizada no significa nadar con altas temperaturas, sino en agua adecuada para la práctica deportiva, por lo que el cuerpo siempre se mantiene fresco y en posición horizontal predominante. Esto favorece a regular la presión arterial, optimizar el consumo de oxígeno y disminuir la frecuencia cardiaca, lo que a la larga contribuye a mejorar el estado de nuestro sistema cardiovascular.

Reduce el estrés

Cualquier actividad deportiva contribuye a mejorar el bienestar mental, ya que la sangre fluye por el cerebro de manera más eficiente, produciendo sustancias como la serotonina, la dopamina y las endorfinas.

Esto, junto al placer de flotar, el control de la respiración y la sensación refrescante de la piscina, reduce tensiones y estrés, y produce bienestar y felicidad en las personas que nadan.

Mejora la capacidad mental

La necesidad de coordinar diferentes movimientos y respiración cuando nadamos exige altos niveles de concentración y enfoque sobre la actividad que realizamos. Esto significa que, nadando, adquirimos habilidades específicas como la claridad mental y la capacidad de memoria para nuestro día a día.

Combate las lesiones

Al ser un deporte de bajo impacto, por desarrollarse en un medio de alta densidad como el agua, es poco probable que nadar genere lesiones en articulaciones o elementos musculares, más frecuentes en otras actividades deportivas. Además de ser un deporte más seguro, está indicado para tratar diferentes lesiones, especialmente en extremidades inferiores (tobillos, rodillas, etc) o dolencias en la espalda, entre otras.

Elimina miedos

Muchas personas tienen pánico al agua, por razones muy diversas. Enfrentarse a este temor aprendiendo a nadar, para lograr un control en el entorno, es útil no solo para superar ese miedo inicial, sino para enfrentarse con mayor facilidad a otros temores o retos de la vida cotidiana.

Para ello, contar con instructores cualificados que sepan entender al alumno y sus miedos, y que los guíen en cada paso, es la forma más útil, práctica y sencilla de lograr este objetivo.

Válido para toda la familia

La natación es un deporte apto para todo tipo de personas. El ejercicio puede adaptarse perfectamente a las capacidades y necesidades de cada practicante, tanto de manera libre como cuando se acude a clases dirigidas.

No solo por la edad, sino también por condición: personas con enfermedades crónicas o con discapacidad pueden practicar este deporte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies