natacion-espalda-1024x682

El dolor de espalda es uno de los achaques más habituales y molestos. Aunque generalmente suele producirse con la edad, cada vez es más frecuente ver que la vida sedentaria haga que afecte a jóvenes.

Es por ello que el cuidado de la espalda debe realizarse desde la edad temprana. En este sentido, practicar deporte, usar posturas correctas y no realizar determinados movimientos son buenos aliados en la prevención de los futuros dolores.

En cuanto a los deportes, la natación, correr o andar en bici son excelente ejercicios para mantener la espalda en plena forma. También los ejercicios de gimnasio pueden ayudar a mantenerla flexible y resistente.

Aunque existen deportes especialmente beneficiosos, cualquier ejercicio es mejor que la vida sedentaria. Eso sí, tanto antes como después de realizarlo, debes calentar tus músculos.

Por otro lado, es habitual pensar que determinadas profesiones, como la construcción o la limpieza, suponen un gran esfuerzo para la espalda y, por tanto, son especialmente dañinos para la misma. Es evidente que los excesos de estos empleos no traen ventajas, sin embargo, quienes trabajan sentados también ponen en riesgo su espalda.

Lo recomendable es sentarse lo más atrás posible en la silla, con la espalda recta y los brazos y codos apoyados, intentar cambiar de postura cada poco tiempo y levantarse cada 30-45 minutos. Si el trabajo te obliga a pasar mucho tiempo sentado, no lleves una vida sedentaria también a la salida. Moverte y hacer ejercicio en tus ratos libres te beneficiará.

Algunos movimientos bruscos habituales también se van sumando a la montaña de males de nuestra espalda. Por ejemplo, cuando doblamos la espalda más de 60º para recoger algo del suelo en vez de flexionar las piernas; cuando cargamos gran peso a la espalda en vez de llevar elementos con ruedas; cuando llevamos un bolso o mochila en un solo lado en vez de repartir el peso o cuando dormimos en colchones y con almohadas inadecuadas, tampoco ayudan a mantener nuestra espalda en la mejor forma física.

Hay otros factores o posturas que perjudican los músculos de nuestra espalda. Por ejemplo, dormir mal, utilizar siempre los mismos grupos musculares, el trabajo en casa en posturas inadecuadas, calzar tacones muy altos u otros zapatos inadecuados.

Una de las épocas en las que más peso se carga en la espalda es la escolar. Es, además, una de las más críticas ya que se carga un gran peso comparado con la masa muscular del niño.

Por eso, lo recomendable es que lleven una mochila de ruedas, que nunca lleven más del 10% de su peso y, si es necesario cargarla a la espalda, siempre con tirantes anchos y llevándolo sobre los dos hombros.

Por último, el estrés, los esfuerzos psíquicos y fumar son también grandes enemigos para nuestro dorso.

En Body Factory Torrelavega contamos con Programa Espalda, un programa preparado por nuestros especialistas para tratar las patologías o problemas de espalda de nuestros pacientes. Así, mediante sesiones de fisioterapia, de balneario urbano, sesiones de hydrojet y actividades en el gimnasio trabajamos con los usuarios para que queden liberados de los problemas de espalda más comunes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies