Se acabó el verano y, con la vuelta al cole, tú has decidido apuntarte a un gimnasio para ponerte en forma a la vez que mejoras tu estado de salud. Si eres nuevo en algún centro deportivo, hay algunos consejos que te ayudarán a sobrevivir a los momentos más duros, los comienzos:

-Objetivo: cuando llegues a un gimnasio, lo primero que te preguntarán para marcarte una rutina será cuál es tu objetivo: perder peso, ganar masa muscular, mejorar el cardio o simplemente estar saludable.

Es lo primero que debemos tener claro a la hora de acudir a un centro deportivo. En función de ese objetivo deberás realizar unos ejercicios u otros.

-Técnica: sea cual sea nuestro objetivo no podemos comenzar a cumplirlo desde el día 1 de nuestra actividad. Durante los primeros días y semanas, tendremos que centrarnos en mejorar nuestra técnica para que los ejercicios sucesivos sean productivos y no nos causen lesiones.

-Pesos: Si nuestro ejercicio se desarrolla con pesos, debemos tener mucho cuidado y comenzar con el peso razonable y con el que nos encontremos cómodos, aunque sea el menor de los disponibles en el gimnasio.

Lo importante es poder realizar cómodamente las repeticiones y acabar los ejercicios. Además, si utilizamos un peso mucho mayor del que nos corresponde tendremos agujetas  más duras.

-Tiempo: empezar poco a poco es esencial para comenzar sin lesiones y para no acabar aborreciendo el ejercicio. Nada de estar dos horas en el gimnasio ni una hora corriendo en la cinta.

Los primeros días debemos realizar los ejercicios que nuestro cuerpo soporte bien para ir conociendo su reacción a los mismos. Los excesos solo nos provocarán lesiones.

-Indumentaria: si estás empezando en el gimnasio no es necesario que lleves zapatillas o ropa de lo más especializado. Sin embargo, sí es importamte que las zapatillas sean deportivas y no ‘de paseo’ y que camisetas y pantalones te permitan transpirar el sudor.

– Calentar y estirar: Es una de las prácticas que el principiante debe desarrollar igual que el experimentado. En ambos, el objetivo es mejorar la flexibilidad, evitar agujetas y, en definitiva, prevenir lesiones.

-Dieta: Lo recomendable es no comer nada, al menos, una hora antes de acudir al gimnasio. La hidratación antes, durante y después de los ejercicios también es fundamental para el desarrollo de los mismos.

Finalmente, nuestra actitud es clave. Debemos ser conscientes de nuestro punto de partida y confiar en nuestro esfuerzo y trabajo para mejorar y obtener los resultados buscados.

Si estás buscando nuevo gimnasio en Santander, infórmate de nuestras tarifas y promociones para nuevos socios. Contamos con unas completas instalaciones, monitores con una amplia experiencia,  clases colectivas de todo tipo y el mejor ambiente para que tus inicios en Body Factory Mataleñas sean el solo el comienzo de una gran andadura deportiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies