inicio-deporte-gimnasio-body-factory-torrelavega

 

Se te pasó apuntarte al gimnasio hace un año y dejaste pasar la operación bikini, así que has decidido que no pasa de este septiembre: vas a empezar al gimnasio.

Pero, como todo aquel que comienza por primera vez a un gimnasio, tiene algunas dudas y muchos miedos. En este post vamos a resolverte algunas dudas y a quitarte todos los miedos.

1.- Los monitores son tu persona: No importa si nunca has pisado un gimnasio o si no haces deporte desde que dejaste la educación física en el instituto, los instructores te ayudarán en todo.

Sólo debes contarles cuáles son tus objetivos y te elaborarán una rutina adecuada a ellos y a tus necesidades, te aconsejarán sobre las clases colectivas a las que debes asistir o te guiarán sobre la mejor forma de practicar deporte.

2.- Todos tuvieron un primer día: uno de los principales miedos de los primerizos en el gimnasio es el de ‘hacer el ridículo’. Y es, valga la redundancia, un miedo ridículo ya que ninguna de las personas que acude al gimnasio nació con conocimientos para acudir a una clase de Body Combat o sabiendo utilizar cualquiera de las máquinas de la sala de fitness, por lo que todos tuvieron un primer día en el que estuvieron igual que tú.

Nosotros mismos somos los causantes de nuestros principales miedos ya que los socios de un club entenderán que somos nuevos. Además, cada uno suele prestarle atención a sus ejercicios sin fijarse demasiado en los demás.

3.- A tu propio ritmo: nuestras ganas de superación suelen ser las causantes de uno de los principales errores en el gimnasio. Si nuestro cuerpo no está acostumbrado al ejercicio debemos comenzar poco a poco y no estar 2 horas en el gimnasio 5 días a la semana. A medida que nuestro cuerpo se habitúe al gimnasio podremos aumentar la frecuencia y el tiempo, siempre con el consejo de los instructores del club.

4.- Agujetas inevitables: vas a tener agujetas y no vas a poder hacer nada para evitarlo. Te dolerá todo tu cuerpo y al hacer todo tipo de movimientos. El deporte ya supone una ‘novedad’ para tu cuerpo pero si, además, intentamos forzar más de la cuenta, las agujetas serán épicas. De ahí que no intentes forzar demasiado a tu cuerpo y comiences a un ritmo lento.

5.- Equipamientos: si estás empezando, tu equipamiento debe ser básico pero efectivo. A medida que vayas haciendo progresos podrás ir ampliando el material y adaptándolo a tus clases o rutinas.

Nunca debemos olvidar un calzado cómodo y adecuado, una botella de agua para hidratarnos y una toalla para el sudor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies